ACERCA DE NUESTROS HIJOS…

Tips del cielo para afirmar el corazón de nuestros hijos…

“Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.” Marcos 10.16

La bendición estaba allí y era real por Su misma presencia, no necesitaba de ninguna acción ni de ningún gesto. Su mirada, Su voz, Sus palabras eran más que suficientes… ¿Por qué entonces tomarlos en Sus brazos? ¿Por qué tocar la cabecita de esos niños?

Porque la bendición de Dios es real y concreta de acuerdo a nuestra necesidad (Fil. 4.19). El Creador de nuestras vidas conoce en profundidad lo que para nosotros es indispensable para vivir. Jesús sabía que los niños necesitaban más que palabras, más que una sonrisa, más que una promesa o una enseñanza.

La confianza, la aceptación, el sentido de ser valiosos, únicos, amados, requiere acciones concretas, requiere conductas que sobrepasen ampliamente las palabras e intenciones. La niñez es el momento crucial para el desarrollo de una autoestima sana, así como de una modalidad de establecer relaciones seguras, constructivas, en las que haya un intercambio enriquecedor de afecto y respeto. Esta modalidad de vincularse, que se establece fuertemente de los 0 a 3 años de edad[i], acompañará a la persona durante toda su vida. Vale la pena invertir en su construcción con la mayor diligencia posible.

Estas cualidades y necesidades básicas que favorecen el desarrollo pleno de la identidad, existen primordialmente a través del afecto expresado de la forma más contundente, genuina, pura. Jesús conocía el idioma del afecto. Jesús conocía el idioma del corazón de los niños. Por eso, tomó a los niños en Sus brazos, porque de esa manera ellos podrían recibir el mensaje de amor y de aceptación; porque de esa manera se neutralizaba el mensaje repetido de desvalorización y rechazo. No alcanzaba con la orden de no apartarlos y con declarar sus derechos (“dejen a los niños venir a mi…porque de ellos es el Reino de los Cielos…” Marcos 10.14). Eso era una pauta de conducta establecida para los adultos. Los niños podían llegar a decodificar el mensaje de otra manera; los niños necesitaban estar en Sus brazos…. Este es el mismo lenguaje del corazón de nuestros hijos; de cada uno.

¿Quiere afirmar el corazón de su hijo o hija? ¿Espera revertir el efecto negativo del rechazo y descuido social hacia la niñez? ¿Desea que ellos experimenten la bendición de Dios? Abrácelos. Los expertos dicen que necesitamos cada día: 4 abrazos para sobrevivir, 8 abrazos para conservarnos bien, y 12 abrazos para crecer[ii]. En su abrazo como papá, como mamá, sus hijos e hijas escucharán mucho más fuerte sus palabras de amor, aceptación, y sentirán más firmemente la seguridad necesaria para crecer como personas únicas, especiales, merecedoras de bendición. Abrácelos, y en el abrazo de su niño o niña, de su hijo o hija, “escuchará” también una respuesta maravillosa de amor.

Lic. Marcela A. Rivero

Psicologa – Psicopedagoga

Docente Universitaria

Profesional del CFL Centro Familiar Litoral, asociado a Eirene Argentina


[i] Bowlby, teoría del desarrollo del Apego.

[ii] Datos tomados de “Sanando las heridas de la vida”. Pg.128. Lic. Elba Somoza.

MALTRATO INFANTIL

Mateo 18:1-6; Marcos 10:13-16

En la época histórica en que vivió Jesús, los niños no constituían una población importante ni digna de atención. Por el contrario, era habitual que se los usara como esclavos o como objetos en rituales religiosos. El infanticidio era una práctica harto común. En ese contexto, las alusiones de Jesús sobre los niños y su propia actitud frente a ellos marcan una clara revolución ideológica. Los niños y niñas son importantes y, por ello, dignos de cuidado y respeto por parte de los adultos. Jesús condena con vehemencia y claridad meridiana, cualquier tipo de acción u omisión que dañe a un niño o una niña.
maltrato-infantil2
Muchos años más tarde vendría la atención de la sociedad sobre la niñez y sólo recientemente la preocupación por sus derechos y el cuidado de sus necesidades.

Características de los niños:

• Tienen una fe sencilla.
• Están llenos de confianza.
• Son frescos, espontáneos, indiscretos.
• Perdonan rápidamente, no guardan rencor.
• Son curiosos, no temen preguntar.
• Admiran a los héroes.
• Tienen una humildad natural.
• Son queribles y cariñosos.
• Son juguetones, inquietos.
• Son simples y sinceros.
• Viven según absolutos (bueno-malo, correcto-incorrecto).
• Son puros e inocentes.
• Dicen la verdad.
• Son vulnerables.
• Dependen de los adultos para desarrollarse.

Cada niño viene al mundo para crecer, desarrollarse, vivir, amar y expresar sus sentimientos y necesidades. Para desarrollarse en forma sana, el niño necesita la ayuda de los adultos, quienes deben protegerlo, respetarlo, cuidarlo, en definitiva, amarlo.
Cuando de modo sistemático no se cubren las necesidades vitales del niño, cuando el adulto abusa de él para satisfacer sus propias necesidades, le pega, lo castiga, lo maltrata, manipula, desatiende o engaña, entonces la integridad del niño sufrirá un daño irreparable.

Maltrato, abuso, violencia a los niños. Palabras diferentes que designan la misma realidad: violencia humana adulta sobre la infancia. Los niños pueden ser maltratados en la casa, en la escuela, en la sociedad en general. Comenzando desde el aborto y las leyes que lo avalan, y siguiendo por la pornografía, los niños utilizados como objetos sexuales, el trabajo y la explotación infantil, expresan diversas maneras en que la sociedad ataca a la niñez. También las políticas de exclusión social dejan en la marginalidad a las familias y, por ende, exponen a sus niños a sus efectos.

Hay formas visibles y formas invisibles de maltrato, siendo estas últimas las más dañinas, porque son más difíciles de detectar, y, por ende, de tratar.
La indiferencia de la sociedad hacia la problemática del abuso infantil es también una forma de maltrato pasivo e invisible.

Una forma particular de maltrato, y quizás el más terrible, sea el que experimentan los niños dentro de sus propios hogares. El diseño de Dios para la familia, sin ser perfecta o ideal, es que sea un espacio de amor para que las personas puedan crecer y desarrollarse a través de los vínculos humanos más íntimos. maltrato-inf-ahi-viene-mi-papa3

Por esto mismo, el maltrato dentro de la familia contradice en forma abierta y peligrosa el propósito de Dios para sus miembros, y en particular para los más vulnerables (niños, mujeres y ancianos).

Tipos de maltrato familiar hacia los niños

• Abandono físico.
• Abandono emocional.
• Maltrato físico.
• Abuso psicológico.
• Abuso sexual.

El abandono físico y emocional son formas pasivas de maltrato, junto con los niños testigos de la violencia entre sus padres. Se trata de conductas negligentes por parte de los adultos. El maltrato físico, el abuso psicológico y el abuso sexual son formas activas de maltrato.

• Se trata del maltrato o descuido repetido de un niño o una niña por parte de su padre, de su madre, de ambos o de alguien que cumpla un rol de cuidador responsable. El niño/a maltratado/a sufre continuamente la falta de atención, afecto, cuidado y protección, combinados con diferentes formas de castigo y/o humillación. Esta situación no tiene nada que ver con la inexperiencia o los errores que todo padre o madre puedan cometer. Tampoco con las situaciones de tensión que toda familia pueda vivir, como enfermedades, muerte de uno de los progenitores, dificultades económicas, inmigración, etc. Estos problemas pueden ser estresores adicionales, pero de ninguna manera justifican el maltrato, activo o pasivo, de los niños y niñas.

• Los hijos testigos de la violencia desarrollada por otros miembros de la familia sufren el mismo daño y sintomatología que quienes son maltratados directamente. Ser testigo es una forma de victimización y una de las categorías posibles dentro del cuadro general de maltrato infantil.

Algunos indicadores de maltrato:

• Dificultades para jugar, para relacionarse, para concentrarse.
• Miedos y desconfianza, sobresaltos y recelos.
• Baja autoestima, no reacciona a los elogios, inhibiciones, busca exageradamente la aprobación y aceptación.
• Propensión a los accidentes o conductas torpes.
• Estado de alerta permanente, no hace contacto visual.
• Problemas en el lenguaje.
• Problemas de aprendizaje o excesiva preocupación por el rendimiento. Altibajos.
• Ignora o no atiende los límites.
• Controla, manipula o explota a los compañeros, o por el contrario, es extremadamente sumiso y recibe abuso de sus compañeros.
• Mentiras, robos y conductas antisociales.
• Somnolencia, nerviosismo, irritabilidad, cansancio.
• Ausencias reiteradas, llegadas tarde.
• Está mucho en la calle, deambulando o en casas ajenas.
• Descuido en la ropa, el aseo, sin atención médica, odontológica, sin vacunas, etc.
• Presenta lastimaduras, infecciones o síntomas sin atender que perduran o se complican.
• Moretones, heridas, mordeduras, quemaduras, fracturas, inflamaciones.

Estos indicadores, aislados o en conjunto, pueden vincularse con alguna forma de abuso que un niño o niña o adolescente, pueda estar sufriendo en su hogar. Deben hacernos pensar al menos en la posibilidad de maltrato. Obviamente, deben ser constatados antes de concluir en un diagnóstico de abuso familiar.

De la Materia VIOLENCIA FAMILIAR Modulo 2 de la
TECNICATURA en ORIENTACION FAMILIAR del ISFI

Doc.: Lic Maria Elena MAMARIAN, Lic. Alejandro Teixeira.

NOTICIAS

NOTICIA 1:

Los ganadores de
“·YO ESCUCHO VOZ DE ESPERANZA” son:

* RODOLFO de San Felix – R. O. delUruguay

* ANIBAL de Paysandú

¡FELICITACIONES!!!

Ambos nos compartieron que son oyentes todos los dias,y todo el dia,
valorando también la programación nocturna de VOZ de ESPERANZA.

¡Gracias a todos por acompañarnos en este nuevo
DESAFIO Voz de Esperanza…

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

NOTICIA 2:

Desde este lunes 2 de Agosto

UNA VIDA CON PROPÓSITO.

Todos los días, durante 40 jornadas

la lectura del libro de Rick Warren a las 7.30 h,

y reiteración del mismo capitulo a las 14.30 h., 22.30 h., 1.30 y 4.30 del dia siguiente.

Siga este programa en LA RADIO de la FAMILIA.